Día de Muertos en la Historia

DÍA-DE-MUERTOS-EN-LA-HISTORIAAlejandro Rosas
Historiador y catedrático en la UNAM, autor de “365 días para conocer la historia de México”
Consulta a nuestro especialista


La mujer y el diablo
Era el famoso Tratado de hechicerías y sortilegios de fray Andrés de Olmos, 1553
-La mujer como un instrumento del mismísimo Diablo. 
-”Porque quieren saber con gran prisa las cosas que suceden en secreto, porque la vida de las mujeres no es de aprender en los libros… por ello quieren aprender al lado del Diablo”.
-”Las mujeres se dejan mucho dominar por la ira y el enojo, fácilmente se encolerizan, son celosas, envidiosas; hacen sufrir, imponiendo tormentos a otros quieren aplacar su corazón y anhelan con facilidad que les pase a las gentes cosas tristes y penosas. 
–“Como pocas perseveran… por eso se dice que siguen al Diablo para que las ayude a hacer aquello que desean, las maldades que ansía su corazón”. 
-”Hay muchas mujeres brujas porque el Diablo sabe que hablan mucho, que sobrepasan a los varones hablando, que las palabras dignas de ser reservadas las confían enseguida a alguien, las cuentan a las demás, y por eso es causa de que las mujeres se hagan saber unas a otras palabras secretas, maldades”.
-”la mujer, joven o vieja, bella o fea, frívola o austera, sabe siempre el secreto de Dios”.
Recorrido Macabro. 
¿Dónde podemos ver huesos o restos de los héroes de la Patria?
-La tumba de Cortés en la iglesia del Hospital de Jesús
-Capilla de San Felipe de Jesús: Restos de Iturbide y corazón de Bustamante
-Pedazo de la barba de Maximiliano y balas que le sacaron a su cuerpo en Palacio Nacional
-Dos fragmentos de bala que le sacaron a Madero y Pino Suárez, en la casa de Carranza
-Ropa ensangrentada que llevaba Carranza la noche que fue asesinado, Museo Casa de Carranza.
-Ropa ensangrentada que llevaba Zapata cuando fue asesinado, Museo de Tlaltizapán
-Mascarillas mortuorias: Max en el Museo de las Intervenciones, Juárez en Palacio Nacional.
-Silla donde fue asesinado Obregón: centro cultural San ángel 
Famosas últimas palabras. 
¿Qué dijeron algunos personajes momentos antes de ser ejecutados?
1.“Adiós mi general, nunca volveré a verlo”. Madero a Felipe Ángeles minutos antes de ser llevado a Lecumberri donde fue asesinado.
2.Muero defendiendo la integridad de mi patria, no como general, sino como ciudadano”. José María Arteaga, defensor de la República contra el Imperio
3.“Digamos como Miramón en Querétaro, Dios esté con nosotros las próximas 24 horas”, Carranza, en Tlaxcalantongo
4.“Señor si he obrado bien, tú lo sabes; y si mal, me acojo a tu infinita misericordia”. Morelos
5.“Rechazo la acusación de traidor que me han lanzado. Perdono a mis matadores con la esperanza de que Dios me perdonará ¡Viva México!” Miramón, fusilado junto con Max y Mejía
6.“Me encuentro con el espíritu en sí mismo”. Felipe Ángeles, 
7.“Vamos a mostrarles cómo mueren los hombres”, Gral Carlos Salazar, ejecutado por el imperio en 1865
8.“Voy a morir porque esta es la suerte de la guerra, y no se hace conmigo más que lo que yo hubiera hecho en igual caso”, Leandro Valle, liberal, 1861
9.“Muero creyendo que he hecho por el servicio de mi país cuanto he creído en conciencia que era bueno”.  Melchor Ocampo
10.“Mexicanos, os recomiendo el amor a la patria y observancia de neustra santa religión ella es quien os ha de conducir a la gloria” Iturbide. 
Restos peregrinos
-Maximiliano y sus dos embalsamamientos
-El amigo de Francisco Zarco que se quedó con su cadáver
-Los restos de Villa en el monumento a la Rev ¿son de Pancha o de Pancho?
-Los restos de Cortés y sus once entierros; contra los restos de Cuauhtémoc
-La momia de Fray Servando Teresa de Mier. que se perdió en un circo
-Lejos de Juárez el cadáver de Miramón
-Los restos momificados del general Mejía
Leyendas
-La calle de don Juan Manuel: Dichoso usted que sabe la hora en que va a morir
-La mulata de Córdoba, bruja o hechicera?
-La llorona presagio funesto de Moctezuma, él la vio por vez primera
-El portugués que murió dos veces
-La mujer herrada. Sacerdote vive en pecado con una mujer; tiene un amigo herrero. 
1.Una noche, al herrero lo visitan cuatro negros solicitando que pusiera herraduras a una mula para el sacerdote. Y lo hizo. 
2.Al amanecer va donde el sacerdote y lo encuentra en el lecho con la muer, que yacía muerta y en sus manos y pies, fijados con clavos las herraduras. 
-La Custodia –el objeto de oro donde se pone la hostia-. Los vecinos del barrio de San Sebastián comentaban lo sucedido en su iglesia unos días antes. 
1.Un ladrón había intentado robar la valiosa custodia de un templo. La tomó con una mano y un viento helado sopló en el interior de la parroquia. Le fue imposible mover la custodia y tampoco pudo soltarla. Así fue aprehendido por las autoridades virreinales. 
2.Al tratar de llevarlo fuera del templo se asombraron, pues el ladrón no podía desprender su mano del sagrado objeto. 
3.Los esfuerzos se tornaron estériles hasta que se tomó la decisión de cortar la sacrílega mano. 
4.Entre gritos de dolor el miembro fue cercenado y sólo en ese momento se desprendió de la custodia cayendo al suelo. 
5.La mano fue clavada en un madero fuera de la iglesia para escarnio de los ladrones impíos. 
-Tristán Alzures Cuando las tinieblas caían sobre al ciudad de México, el fantasma de Tristán Alzures se aparecía. Un buen día, su valiente hijo decidió enfrentarlo y superando sus temores lo observó como un ánima en pena que necesitaba el descanso eterno. 
1.Siguiendo las instrucciones del aparecido, a los pocos días se supo de una increíble historia. Tristán había asesinado a un amigo para quitarle una fortuna en oro. 
2.Enterró el cuerpo en el jardín de la casa y llevó una vida aparentemente tranquila. Murió sin confesar su pecado y la corte celestial lo condenó a vivir en penitencia. 
3.Su hijo escuchó el relato, lo contó al obispo y el cura hizo desenterrar a la víctima y al victimario, este último fue colgado durante veinticuatro horas y al asesinado se le dio cristiana sepultura. 
4.A partir de entonces, la muerte les dio la paz eterna. 
-El llano del diablo: “Este llano de que os hablo/ y que tenéis a la vista/  allá desde la conquista/ se llama el llano del Diablo./ Y da el pueblo testimonio/ de que en noches de tormenta,/ aquí juntaba sangrienta/ toda su corte el demonio./ Y jamás en noches tales/ nadie audaz osó acercarse/ temeroso de encontrarse/ con brujas y con nahuales/ Porque contaban que luego/ por el llano rebotando/ iban las brujas volando/como unos globos de fuego. 
La poesía macabra de Obregón
Cuando el alma del cuerpo se desprende/ y en el espacio asciende, /las bóvedas celestes escalando,/ las almas de otros mundos interroga/ y con ellas dialoga, /para volver al cuerpo sollozando;
sí, sollozando al ver de la materia/ la asquerosa miseria/con que la humanidad, en su quebranto,/arrastra tanta vanidad sin fruto,/olvidando el tributo/que tiene que rendir al camposanto.
Allí donde “el monarca y el mendigo”/uno de otro es amigo;/donde se acaban vanidad y encono;/allí donde se junta al opulento/el haraposo hambriento/para dar a la tierrra el  mismo abono…
Allí todo es igual; ya en el calvario/es igual el osario;/y aunque distintos sus linajes sean, de hombres, mujeres, viejos y creaturas,/en las noches obscuras/los fuegos fatuos juntos se pasean.

 

 

 

 

 


  • Viernes 27 de febrero de 2015

    • ¿Hambre de qué tengo?
    • Después de años de ausencia. ¿Cómo volver a trabajar?
    • Formas de relacionarnos que se convierten en formas de evitación

    Escucha y descarga el programa completo.


     

    ¿Hambre de qué tengo?

    Adriana Esteva
    Especialista en nutrición emocional
    adrianaesteva.com
    comiendomemisemociones@gmail.com
    TW: @adriesteva
    Pocas veces reconocemos que tipo de hambre tenemos y mucho menos como saciarla.


     

    Después de años de ausencia. ¿Cómo volver a trabajar?

    William Gaber
    Fundador y Director de TalentProcess
    TW: @WilliamGaber
    Tips para regresar al mundo laboral con éxito.


    Formas de relacionarnos que se convierten en formas de evitación

    Aura Medina De Wit
    Psicoterapeuta, instructora de meditación
    Consulta a nuestro especialista
    Si no aprendemos a equilibrar y regular esta expresión, nuestras relaciones con el mundo y con nosotros mismos se dañan.


  • Formas de relacionarnos que se convierten en formas de evitación

    Si no aprendemos a equilibrar y regular esta expresión, nuestras relaciones con el mundo y con nosotros mismos se dañan.

    Formas de relacionarnos que se convierten en formas de evitación

    Aura Medina De Wit
    Psicoterapeuta, instructora de meditación
    Consulta a nuestro especialista

    Todos tenemos formas de relacionarnos y estas tienen mucho que ver con nuestra energía, con nuestra parte esencial. Sin embargo estas formas de interactuar se vuelven disfuncionales por los miedos causados por traumas o heridas de la infancia.

    1. Adaptables-compatibles: Miedo al abandono

    • Este mecanismo, viene de la necesidad natural de fundirnos, de ser con el otro.
    • De confiar, dar y recibir.
    • Es la manera en que aprendemos del entorno y las personas que nos rodean.
    • Así iniciamos la vida, en toda confluencia e indiferenciación.
    • Cuando hay unión para pertenecer, cuando se crea el nosotros. La pertenencia.

    • Necesidad de ser con el otro. Confiar, dar y recibir. Por supuesto que es en la unión y en la separación donde nos realizamos como personas. El fundirnos y separarnos.

    Dentro de esta “adaptabilidad (confluencia)” tenemos dos formas de actuar:
    a. Pasiva: busca adaptarse a los otros. Se somete a la relación.
    b. Activa: busca que los otros se adapten a él/ella. Obtiene el poder de la relación.

    • Aquí el asunto que cuando hemos experimentado rechazo y abuso profundos en la infancia, siempre llevamos la sensación de ser rechazados y la firme creencia que lo merecemos.

    Disfuncionalidad: cuando este impulso natural de adaptabilidad se sale de proporción, la necesidad de complacer es tan grande que me olvido de mí, no sé quién soy, que quiero, que necesito. Hago lo que el otro quiera sin cuestionar. Sin el otro muero.

    • En esta persona hay miedo al abandono y a la soledad.
    • Perdida de la identidad y autonomía.
    • No hay tolerancia a la diferencia ni disidencias del grupo.
    • Miedo al conflicto.
    • Control.
    • Perdida de límites.

    Para ayudarse necesitan:

    • Encontrar la fuerza de atreverse a tomar riegos en las relaciones
    • Decir lo que piensan y quieren
    • Empezar a darse cuenta que son seres diferentes a esa persona con la que confluyen
    • Aprender a poner límites internos y respetarlos
    • Trabajar con la autoconfianza en lo que siente, con el miedo a la soledad, buscar la individuación

    Confluente en extremo: masoquista y depresivo, pérdida de autoestima

    2. Aislado: Miedo a ser controlados.

    Desconfianza: El impulso natural es cuando necesario retirarse del entorno para poder estar más en contacto consigo mismo. Esto apoya la individualidad y el distanciamiento de las cosas.

    • Es la capacidad de aislarse en ambientes tóxicos. Nos proporciona momentos de reflexión y paz, auto apoyo, limites, autoexploración.
    Pero cuando el miedo contamina el impulso, llevamos al extremo esta preferencia a estar en soledad, a la autosuficiencia. Nos hacemos de fronteras rígidas, flexibles.
    • La desconfianza es algo muy común, en nosotros y viene de abusos, falta de respeto a los límites y progenitores muy controladores o sobre protectores. Forma la creencia que el mundo es un lugar peligroso y por lo mismo nos aislamos huyendo de las personas por el profundo miedo a ser controlados.

    Disfuncionalidad: temor a ser tragado, por no saber poner límites a los demás. Sus fronteras son tan rígidas que se cierra a lo nutricio del entorno.

    Para ayudarse necesitan:

    Ayuda para reconocer sus grandes necesidades de afecto y de contacto y el dolor de no haberlo tenido.
    • Aprender a ponerle límites a las demás personas, pare que esto les de confianza de abrirse a nuevas relaciones nutricias.
    • Trabajar con el trauma de haber sido controlados y manipulados por sus progenitores.
    • Esto les permite relajar sus fronteras y poder interactuar sin tanto miedo, aprendiendo el arte de disfrutar la solitud sin perder contacto.

    Aislado extremo: esquizofrénico, demasiados límites.

    3. Introvertidos: Miedo a ser rechazados.

    Vergüenza: Detener la expresión ante algo. Contener. Autocontrol de mi sistema motor, energético.
    Activos: me hago a mí misma lo que quiero hacerle al otro.
    Pasivos: me hago a mí misma lo que quiero que el otro me haga.
    Etapa Primaria: la energía ni siquiera se expresa.
    Etapa Secundaria: empezar a expresar y detenerse.

    •Se vive con la sensación y la creencia de ser deficientes, sin valor, indignos de amor. Uno se vive como algo horrible, como si algo estuviera muy mal dentro de nosotros.

    Disfuncionalidad: autoflagelación, se pierde la habilidad de actuar en el mundo. Sentir que no necesito de nadie. Somatizo. Sustituir al ambiente.

    Para ayudarse necesitan:

    • Lograr la expresión: escribir, bailar, actuar, descarga.
    • Concientizar como me detengo, con quién, cuándo.
    • Atreverse a pedir.
    • Escribir para reconocer la emoción, sensación, tensión. Ver que aparece. A quien va dirigido. Expresarlo.

    4. Escandalosos, ruidosos, centro de atención: Miedo a no recibir atención.

    • Lo hacemos para soltar la expresión en cualquiera de sus formas. Soltar la energía.
    • Expresar, tomar acción, motriz. Conseguir lo que se desea. Comunicación.
    • Esta expresión nace de la sensación de no haber sido vistos. Hay una gran necesidad de ser reconocidos, miedo a no ser nadie, a que no nos vean si no actuamos de una manera ruidosa.

    Disfuncionalidad: dificultad en quedarse quietos, invasivos, incapacidad de autocontención y posponer satisfacción. Poca autorreflexión y posibilidad de abuso hacia otros.

    Para ayudarse necesitan:

    • Todo lo que logre el autocontrol.
    • Responsabilidad de sus excesos.
    • Empatía hacia los otros.
    • Trabajar con la ansiedad que surge al estar quietos.

    5. Disperso: Miedo a contactar tus sentimientos.

    • Esta forma nos ayuda a poner la atención en otra cosa para evitar atender algo que no se desea y se siente amenazante.
    • Ayuda a cuidarnos en ambientes tóxicos, poder ser superficiales cuando se necesita, nos ayuda a enfrentar situaciones muy difíciles
    Evitar el conflicto te estanca, evitar lo agradable te detiene en tu proceso natural.
    • Como niños, cualquier forma de presión, invasión a nuestros límites, expectativas, mensajes ambiguos, críticas, amenazas, violencia nos puede causar esta necesidad de huir hacia la mente para evitar sentir.

    Disfuncionalidad: Atención dispersa, se cambia de figura, incapacidad de concentrarse. No se puede terminar proyectos. Demasiada superficialidad, evitación de conflictos, falta de compromiso.

    Para ayudarse necesitan:

    • Aprender a lidiar con el dolor.
    • En vez de evadirse, enfrentar los temas que le son difíciles.
    • Enfrentar el miedo al contacto, herida primaria. Necesita fortalecer confianza.
    • Ejercicios de concentración y de darse cuenta de cómo evita el conflicto.

    6. Obsesivo, fijado: Desconfianza hacia uno y hacia los demás.

    • En su natural expresión esta característica nos da la capacidad de atender algo de manera estable sin distraernos. Crear rutinas que ahorren energía.
    • Permite cumplir con metas. Estructura, perseverancia.
    • La obsesión es una forma mental de procesar las emociones que no nos permitimos sentir. Cuando no sentimos, esa energía se va a la cabeza y posteriormente crea conductas compulsivas.

    Disfuncionalidad: Obsesión en una sola cosa. No se permiten riesgos ni novedad. Hábitos sin satisfacción. Disminución de la conciencia.

    Para ayudarse necesitan:

    Promover toma de riesgos.
    • Aprender a abrir su rango de atención.
    • Aplicar buen humor.
    • Cambio de rutinas.
    • Apreciación de la libertad de hacer esto.
    • Contacto con el presente.

    Ejercicio : hacer una lista de ideas obsesivas y rituales compulsivos.
    Preguntarse: ¿Qué pasaría si no hiciera esto?
    Preguntarse la utilidad de cada una de las cosas de la lista.


¡Actualiza tu navegador!

Para que puedas ver nuestra página de la mejor manera es necesario que te actualices Consigue una nueva versión

×