Joserra, el futbol y sus demonios