Que nadie nunca tenga suficiente poder sobre ti, para que saque tu parte primitiva